+ memoria en la VGA sig. + velocidad.. ¿seguro?

Posted on julio 21, 2007. Filed under: Hardware |

El problema es el marketing y la desinformación

La verdad es que la cantidad de la memoria de una tarjeta gráfica, a la práctica, es uno de los datos menos importantes de esta, al menos en el 90% de los casos, pero para el usuario que recibe poca información y por los folletos, parece que sea uno de los parámetros a tener en cuenta y cuanto más grande sea el número, mejor. Nada más lejos de la realidad, tema que intentare explicar y que espero que sirva de orientación para pensar en tu próxima adquisición gráfica.

Hay que reconocer que el tema es complicado y quiero dar mi apoyo a aquellos vendedores de tiendas que están hartos de intentar explicar este punto y que los clientes no les hagan caso, igual que el mito de no comprar un procesador AMD porque se calienta más y que es incompatible con varios programas. Naturalmente de vendedores hay de todo tipo y algunos también andan perdidos o simplemente no tienen tiempo para explicarle al cliente las características de un producto y le acaban vendiendo lo que este pide, aún sabiendo que no es lo mejor.

El marketing de los fabricantes, de las listas de precios y de los folletos es donde más daño hace en este aspecto, comúnmente vemos que nos dicen: VGA NVIDIA de 256MB, y nada más, como mucho añadirán AGP o PCI Express, cada día más lo segundo. De estos datos la verdad es que no hay ninguno interesante, aunque quizá otro día me explaye un poco sobre el tema, la verdad es que ATi o NVIDIA son, para el usuario, prácticamente lo mismo, habrá defensores de una marca y de otra, pero a nivel básico todas funcionan igual de bien y no es un dato tan relevante. Eso sí, si nos dicen que la VGA es de Intel, entonces mal, porque se trata de una VGA integrada de muy bajo rendimiento.

El dato de la memoria es el que hace daño, ya que para vender intentan que sea lo más grande posible y es entonces cuando el usuario incauto cae en la trampa del marketing. (En la imagen de arriba, podemos ver claramente como utilizan el marketing, la traducción de “fins a 512MB” sería “hasta 512MB”. Resulta gracioso que pongan que es PCI cuando deberían haber puesto PCIe o PCI Express).

Es común leer algún comentario en un foro o charlando con aquél típico compañero de clase, trabajo o de las parrillas de los domingos, que nos dice que se acaba de comprar una nueva VGA:

-Tio sabes ya tengo una nueva gráfica PCI Express
-¿Cual és?
-Es un pepino de 512MB
-Si, ¿pero que modelo?
-Una Geforce 6200LE me parece… ¿Tu que tienes?
-Ah pues una GeForce 6800 con 128MB
-Uff que mala, la mía es mejor y además tiene la tecnología Turbocaché que la tuya ni tiene.

Después de una situación así, el usuario que tiene la tarjeta gráfica buena, o tiene mucha paciencia y sabe explicarse, o será imposible hacerle entender al otro que está muy equivocado y que en realidad la GeForce 6800 de 128MB es muchísimo más potente que su flamante y nueva tarjeta de 512MB. Incluso puede llevar a una discusión sin fin y que sin un ordenador delante y un test será imposible de hacerle ver lo que se le intenta explicar.

Además las compañías han entrado en un circulo vicioso del que no pueden salir fácilmente, como hay tantos usuarios ignorantes del tema que quieren tarjetas gráficas con mucha memoria y ensambladores sin escrúpulos, las tiendas piden este tipo de productos y los fabricantes como podrían ser XFX, Sapphire, etc… piden, a los diseñadores como ATi o NVIDIA, tarjetas con más memoria, hemos hablado alguna vez con CEOs o Representantes de ATi y NVIDIA desesperados porque les están pidiendo tarjetas gráficas Geforce 6200 o Radeon X300 con 1GB de RAM y claro, como hay demanda, si un fabricante lo proporciona el otro tiene que hacerlo para no perder ventas. Decimos estos modelos, pero podríamos trasladarlo a las actuales GeForce 7300/8500 y Radeon X1300/2400 o cualquier otra serie.

El problema que se pueden encontrar estos fabricantes es que el controlador de memoria de la tarjeta incluso ni esté diseñado para dicha cantidad y tengan que montar alguna chapuza para conseguirlo o no suministrar el producto, claro está.

Beneficios de tener más cantidad de memoria

Y, ¿ganamos algo con tener más memoria en la tarjeta gráfica? La verdad es que prácticamente nada, en muchísimos casos incluso perdemos rendimiento, aunque esto hay que puntualizarlo. Por cierto nos vamos a referir siempre a juegos, ya que para uso ofimático, cualquier tarjeta gráfica será más que suficiente.

Podemos decir que no hay tarjeta gráfica con demasiada poca memoria, generalmente los fabricantes cuando diseñan sus modelos básicos los hacen pensando en una cantidad de memoria adecuada para el resto de componentes y uso de esta tarjeta, es decir: en la mayoría de casos están bien balanceadas. Luego será el marketing quien se encargará de crear modelos ficticios e innecesarios con más cantidad de memoria. Vamos a explicarlo:

 

La memoria de una tarjeta gráfica se usa para almacenar las texturas de los juegos, las imágenes ya tratadas que inmediatamente vamos a mostrar por pantalla y para realizar los cálculos de transformación de los polígonos para crear una escena, así que podemos decir que la memoria es un elemento imprescindible para cualquier VGA, pero ¿y la cantidad?. Bueno, hay dos factores importantes de una memoria, la cantidad y la velocidad. Esto ocurre tanto en memorias de VGA como en memoria RAM para el ordenador o en una tarjeta de memoria para nuestra cámara digital, pendrive, etc…

Algunos ejemplos

Seguro que alguien ha visto un pendrive que copia más rápido los datos que otro, una cámara digital que tarda menos tiempo entre foto y foto, etc… esto se debe a la velocidad de dicha memoria, entre otros casos, la capacidad en estos dispositivos sirve para que quepan más datos, como fotografías, supongo que si decimos que un usuario que tenga una cámara digital de 8MP cada foto le ocupará mucho espacio y requerirá una memoria de gran capacidad y que sea rápida para que esta se almacene en el menor tiempo posible, lo entenderemos y en cambio aquel usuario que tiene un móvil con una cámara de 0,8MPixels que hace 3 fotos al mes no necesita más que una memoria pequeña barata y no es necesario que sea muy rápida pues para almacenar una foto que ocupa muy poco espacio no es necesario más.

Si ahora, bajo Windows XP, apretamos Ctrl+ALt+Supr nos debería aparecer el administrador de tareas y veremos que abajo a la derecha nos aparece un dato que pone Carga de transacciones: 250MB, por ejemplo. Esta es la cantidad de memoria que está utilizando nuestro sistema operativo en estos momentos, si abrimos tres o cuatro programas más y volvemos a consultar este dato veremos que ha subido, dependiendo del programa, naturalmente. Un ordenador con 512MB de memoria RAM no notará ninguna diferencia de rendimiento entre estar utilizando 2 programas que en total hacen que Windows Consuma 250MB que al estar utilizando 4 programas que en total consuman 400MB, hasta que no pasemos aproximadamente de los 512MB no pasará nada. Si en cambio abrimos programas pesados o que utilizan datos que ocupan mucho y entonces pasamos a consumir 800MB notaremos un importante descenso del rendimiento del sistema.

Esto ocurrirá porque cuando Windows no tiene suficiente memoria recorre a la memoria virtual que no deja de ser un fichero del disco duro habilitado para ello. El disco duro es mucho más lento que la memoria y por eso notamos que todo va más lento, es cuando comúnmente se dice que el disco duro no para de rascar y la luz del disco duro se enciende sin parar, probablemente también lo escuchamos. Lo notamos sobretodo si cambiamos de aplicación en pleno uso.

Al añadir más memoria en nuestro equipo, por ejemplo otro módulo de 512MB, lo que notaremos es que volvemos a la normalidad y al arrancar todos los programas no notamos un descenso de rendimiento, así en un ordenador ampliar la memoria más que servirnos para que vaya más rápido sería más preciso decir que sirve para que no vaya más lento. A medida que salen nuevos Windows y nuevos programas que hacen más funciones estos consumen más memoria y es natural que cada vez sea necesario comprar ordenadores con más memoria. Con las tarjetas gráficas podemos resumir que pasa algo muy similar, la cantidad de memoria nos servirá para que no vaya más lenta cuando requiera más que la memoria que tiene físicamente.

Bueno, vamos orientándonos, pero aún faltan algunos detalles.

En tarjetas de gama media y gama alta, las que valen 200 Dolares o más es difícil encontrarse con “trampas” de marketing, pues los usuarios ya saben más o menos que compran y saben que la cantidad de memoria es adecuada para su producto. Actualmente lo normal en gama media es encontrarse con 256MB de memoria y en gama alta es fácil encontrarnos con tarjetas de 256MB o de 512MB, dentro de poco en gama alta ya no habrá tarjetas gráficas de 256MB. Pero ¿hay diferencia entre una tarjeta de 256 y otra de 512MB en la gama alta?, pues puede haberla y para mejor en el caso de 512MB ya que una tarjeta de alta potencia gráfica, en algunos casos puede tener que tratar con texturas, altas resoluciones y muchos efectos especiales que utilizan más de 256MB y en estos, y sólo en estos casos notaremos mejora de rendimiento, pues la tarjeta no tendrá que recurrir a la memoria del sistema para pedir más datos.

¿Porqué entonces decimos que con una tarjeta de gama baja no necesitamos tanta memoria o no es necesario, pues simplemente porque la potencia bruta de su núcleo es incapaz de mover escenas en alta resolución y gran nivel de detalle por lo que nunca tiene, ni siquiera, tiempo para intentar usar más de cierta cantidad de memoria que suele ser 64 o 128MB, como mucho.

La memoria nos sirve entre otros casos para la aplicación de filtros como el FSAA. Esto consume memoria, pues tiene que calcular y pintar varias escenas muy similares y luego juntarlas, todo ello está almacenado en memoria y ocupa espacio, pero el problema es que los cálculos los hace el núcleo de la tarjeta y este ya no es capaz de mover fluidamente estos cálculos. Si una escena normal con una VGA de gama baja ya va algo justita a, por ejemplo, 25FPS por segundo, al aplicar filtros podemos bajar hasta 10 FPS, algo totalmente injugable, y por lo tanto el usuario desactiva este efecto.

Igual pasa con poner detalles al máximo en los juegos, una resolución muy elevada, poner texturas de alta calidad, etc.. todo esto repercute en que un juego vaya lento y si el procesador gráfico lo ahogamos, de nada le sirve el apoyo de 512MB que lo único que hacen es decir ahí estamos, pero que nunca se llenan.

Es como, si en Windows, sólo pudiéramos ejecutar 2 programas y estos no ocuparan más 300MB en total, ¿notaríamos diferencia entre tener 512MB o 1GB de RAM?, NO.

Bien, más o menos vamos entendiendo por qué no ganamos nada con tener más memoria gráfica en la mayoría de los casos, que son en las tarjetas gráficas de gama baja, pero ¿por qué nos lo desaconsejan? pues porque el marketing ha corrompido este segmento del mercado de una forma brutal y nos encontramos con productos algo engañosos. Como los pocos datos que nos proporcionan son la marca y cantidad memoria de la tarjeta los fabricantes hacen de todo para que el numerito sea tan alto como sea posible y entonces hay algo de juego sucio.

La memoria vale dinero y cuando más rápida más cara resulta, en cambio en el segmento de gama baja tenemos modelos de 128MB y modelos de 256 o 512 que apenas valen 10€ más, aquí está el problema, para conseguir que el precio no suba tienen que recurrir a utilizar memoria más económica, ya sea reduciendo el ancho de banda o bus de memoria de 128 bits a 64 bits, o comprando memoria más lenta punto que sí que puede afectar el rendimiento de dicha tarjeta para peor.

Así es posible que una tarjeta gráfica de 64 o 128MB funcione con memoria a 400Mhz y en cambio en su versión de 256MB le pongan memoria a 300Mhz. Como la memoria es algo imprescindible e importante en el rendimiento de una VGA lo que vamos a notar es incluso un descenso de rendimiento, pues normalmente estaremos utilizando poca cantidad de memoria, pero nos importará su velocidad. Es por ello que muchos decimos que una tarjeta de mucha memoria puede ser contraproducente y resultar un producto inferior a otro más económico. Sólo nos salvaría si consiguiéramos los datos reales de la tarjeta en cuestión y viéramos que entre dos modelos de, por ejemplo, GeForce 6200, tienen exactamente las mismas características de memoria tales como velocidad y ancho de bus de datos y uno tiene más memoria que el otro. En ese caso sólo pagaríamos más por algo que no necesitamos, pero como mínimo no sería una solución más lenta.

Pero el marketing no termina ahí, sino que para conseguir valores de memoria muy elevados se han inventado unas tecnologías horribles que llevan nombres muy atractivos para los poco expertos, de lo que hay que huir o como mínimo atendernos a las consecuencias. Hablamos de las tecnologías TurboCache e Hypermemory (también le llaman Shared como en la imagen que adjuntamos). Enemigos absolutos del rendimiento en todos los aspectos. Estas tecnologías están destinadas a conseguir más memoria al precio más competitivo posible y lo hacen utilizando una técnica bastante “engañosa”: En realidad la tarjeta con esta tecnología dispone de 32, 64 o 128MB de memoria física y el resto, hasta 512MB que anuncian, la cogen de la memoria principal del ordenador a través del bus PCI Express. Lo hacen de forma dinámica y transparente al usuario. Naturalmente la memoria del sistema es más lenta y tiene que pasar por los buses de datos, por lo que estos modelos a la práctica son más lentos, pero la cosa no termina ahí ya que al utilizar memoria del sistema, nuestro equipo en general puede ir incluso más lento en algunos casos. O andar escaso de memoria principal durante la ejecución de un juego.

La tecnología TurboCaché o HyperMemory bien aplicada no sería peligrosa, pues si tenemos un modelo de 128MB integradas en la tarjeta y en algún y raro caso va a buscar más memoria, esto no será un problema, pero es que los que se publicitan más son los modelos con 32MB de RAM, esta cantidad sí que es realmente insuficiente con la inmensa mayoría de juegos y por lo tanto siempre cogerá memoria del sistema y tendremos que sufrir su bajo rendimiento, eso sí, será un producto muy económico.

En definitiva, no podemos explicarlo todo ni con la perfección técnica necesaria, pero hemos dado una primera idea de por donde van los tiros con la cantidad de memoria anunciada en las tarjetas gráficas, lo mejor es buscar información y las especificaciones gráficas exactas del producto, muchas veces ni aparecen en la caja de la tarjeta y tenemos que recurrir a internet, nos quedamos con la máxima que normalmente se cumple y que es no hay tarjeta gráfica con demasiada poca memoria, sino que existen modelos a los que le sobra dicha cantidad y que lo mejor ante la duda es consultarlo con un experto u otros compañeros en un foro, cuando alguien argumente algo similar a lo que hemos explicado aquí, hacedle caso, seguramente estará en lo cierto.


Quiero saber más ¿Como comprobarlo?

Finalmente nos gustaría puntualizar que el rendimiento o velocidad de la memoria en una tarjeta gráfica es lo que muchas veces le llamamos bandwidth o ancho de banda, este se calcula multiplicando la velocidad de la memoria efectiva * el número de bits del bus de memoria.

Por ejemplo: una ATi X1650 PRO va a 690Mhz, como es tecnología DDR la velocidad efectiva se calcula muliplicando por 2 = 1380. Su bus es de 128 bits por lo que 1380*128=176.640Gb/s, normalmente se calcula en GB/s y no Gb/s por lo que dividimos la cifra entre 8 y tenemos el resutado, es este caso 22,08GB/s.

Ese es el dato de rendimiento de la memoria de la VGA. Así podemos decir que prácticamente es lo mismo VGA con una memoria a 200Mhz con un bus de 128 bits que otra con 400Mhz pero con un bus de 64 bits ya que el ancho de banda resultante es el mismo.

La moraleja está en que nunca despreciéis otro modelo de un amigo porque sólo tiene 128MB de memoria mientras el vuestro tiene 512MB, probablemente estaréis haciendo el ridículo y sino lo estáis haciendo igualmente es feo pasarle por la cara que tenemos algo superior a él.

¿Alguna herramienta? Sí

Para los curiosos les comento que hay herramientas para comprobar el consumo de memoria de nuestra tarjeta gráfica en un determinado momento, de varias que existen hemos querido probar una llamada Video Memory Watcher que monitoriza distintos aspectos del consumo de memoria y creemos que puede ser útil, aunque algo confuso al principio ya que no estamos muy habituados a su uso. Por cierto es Freeware. Vamos a realizar una prueba a ver que es lo que detectamos con un test de rendimiento basado en un conocido simulador de naves espaciales: X3: Reunion.

Este juego tiene una demo de test de rendimiento que utilizaremos con dos distintas configuraciones: 1024×768 con el mínimo de detalle y 1280×1024 con el máximo de detalle. Las pruebas nos muestran que al mínimo estamos utilizando incluso menos de 64MB de memoria, lo que significa que cualquier tarjeta gráfica tiene suficiente memoria para mover este juego a este nivel de detalle, si va lento será culpa del núcleo de la tarjeta gráfica y de la velocidad de la memoria, pero no de la cantidad, si subimos el nivel de detalle veremos que alcanzamos los 150MB de memoria, algo normal para esta resolución y nivel de detalle en los juegos de hoy en día. Con ello superamos por poco lo que nos ofrece una tarjeta de 128MB con lo que quizá haya algún modelo de tarjeta como son las GF6600GT y 6800 que podríamos pensar que se quedan cortas en memoria.

Con estos resultados queda claro que dependiendo del nivel de detalle, resolución y efectos que pidamos al juego este utilizará más memoria. Por lo que puede ser una herramienta útil para ver si un juego nos consume mucha memoria de la VGA y si sería interesante una con más cantidad, pero cuidado no caigamos en la trampa de pensar que al faltarnos memoria el juego irá mucho más lento, como hemos dicho en páginas más arriba el equilibrio es importante y probablemente nos falte también más potencia gráfica en general.

A ver si lo consigo explicar y demostrar: dicha demo nos arroja un resultado de 49FPS con una ATi X1800 XL de 256MB al máximo detalle y 74 FPS con la configuración al mínimo, es una tarjeta bastante más potente que las que comentábamos y por lo tanto lo más probable es que con una GF6600 directamente no aplicaríamos filtros o tanta resolución y entonces ya bajaríamos a menos de 128MB de uso.

Otra prueba que no podemos hacer por falta del material necesario sería realizar este test con la misma VGA de 128MB y de 256MB, con las mismas velocidades y a la resolución y detalle que nos ha dado 150MB de consumo, en ese caso veríamos si hay realmente una diferencia importante de rendimiento, prometemos que si tenemos la oportunidad realizar esta prueba en un futuro con alguna tarjeta gráfica que nos llegue a nuestras manos.

Como dicha prueba no podemos realizar por falta del hardware necesario vamos a pasar este test a una GeForce 6600GT de 128MB que es la que utilizamos normalmente para las pruebas de placas base, le acompaña un Core 2 Extreme X6800 y 2 GB de RAM:

* 1280×1024 con todo al máximo -> 19,5 FPS -> 200MB consumo
* 1024×768 con todo al máximo -> 26 FPS -> 176MB consumo
* 1024×768 detalle medio con filtros-> 30,5 FPS -> 150MB consumo
* 1024×768 detalle medio sin filtros ->33,5 FPS -> 114MB consumo

Con estos resultados vemos que una GeForce 6600GT de 128MB ya le pesan los años para mover este juego a niveles de detalle muy elevados y resoluciones altas, el juego es totalmente injugable, a mi gusto, al máximo de detalle, pues una media de 19FPS es muy baja.

También detectamos que está consumiendo más de los 128MB que dispone físicamente, bajando resolución conseguimos 26FPS que sigue sin ser suficiente y seguimos pasando de los 128MB de consumo. A la que reducimos niveles de detalle a 1024 llegamos a un consumo de 150MB y un rendimiento de poco más de 30FPS, velocidad ya menos desagradable y que empezaría a ser interesante. Finalmente y buscando como reducir el consumo por debajo de su memoria física hemos conseguido utilizar 114MB y un rendimiento de 33,5FPS. Como vemos no hay una diferencia realmente importante entre los dos últimos modos a pesar de que uno consume memoria del sistema y el otro sólo la memoria de la VGA.

Con estas pruebas queda claro que lo que limita el rendimiento en este juego no es directamente el consumo de memoria de la gráfica, sino la complejidad gráfica y el nivel de detalle, queda demostrado que quien quiera jugar con fluidez a este juego querrá incluso más que estos 33FPS de media y por lo tanto bajará aún más el nivel de detalle y consumo de memoria gráfica.

Espero que el artículo haya sido lo suficientemente claro e interesante.

Fuente: Noticias 3D

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: